lunes, 10 de diciembre de 2012

Una vida de ventaja

Hoy leí una frase que me recordó que hay que disfrutar cada día de nuestras vidas al máximo: "La muerte está tan segura de vencer que nos da toda una vida de ventaja".

Aprovechemos la ventaja que nos da la muerte y disfrutemos la vida desde hoy. Saboreemos la vida. Hagamos que cada instante de nuestra vida merezca ser recordado en el futuro.

No tengamos miedo de seguir nuestros sueños por más alocados que sean.

Hagamos cosas diferentes porque así la vida será más interesante (consejo de mi hermano Fer).

¡A vivir la vida ya que no sabemos cuánto va a durar! ¡Disfrutemosla desde hoy!

Mi pie y el mar - Mallorca 2012

Ahora es el tiempo de dar ese paso adelante y empezar a disfrutar de verdad tu vida.



lunes, 3 de diciembre de 2012

Me gusta la gente

Tal vez cueste entender porqué hablo con todo el mundo. Hay quien no comprende porqué entablo relaciones acá y allá, en un ámbito y en otro, en un país y en otro. Quizá cueste comprender el hecho de que me gusta la gente.

Me gusta la gente. Me gustan sus historias. Me gusta conocer a las personas. Me gusta descubrirme en el otro, en la otra. Me gusta saber que hay gente diferente. Me gusta conocer gente que piensa distinto. Me gusta la gente. 

Hace unos días recibí un "regalo" de una compañera que forma parte de ese grupo de "gente" que me gusta conocer y tener cerca, que me aporta alegría y paz pero también entusiasmo y fuerza. Voy a compartirles acá en este post el poema que nos regaló ésta linda mujer. Espero que les guste:

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace.
La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.
Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño.(...)
Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.
Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.
                                                                          Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.
A estos los llamo mis amigos.
Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.
                                                                              Me gusta la gente que con su energía, contagia.
Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.
Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.
Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.
La gente que lucha contra adversidades. Me gusta la gente que busca soluciones.
Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.
                                                                         Me gusta la gente que tiene personalidad.
Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano  es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.
La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.
Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido.

Mario Benedetti
Los 300 jóvenes del Caleidoscopio 2010 de Oxfam

Pd: Dedico este post a esas personas maravillosas que conocí en Nueva Delhi en 2010, que luchan cada día desde sus países, por un cambio social local y global; que aportan su granito de arena a que este mundo se aun lugar mejor donde vivir.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Amar sin más

El propósito de la vida es amar.
Lo bien que vivas depende de cómo ames.
El corazón es más sabio que la razón. Hónralo. Confía en él. Síguelo.

Se trata de uno de los mensajes que acompañan a los talismanes de la historia narrada en "Las cartas secretas del monje que vendió su Ferrari". Qué difícil hablar del amor y llegar a conclusiones, ¿no creen?

¿De qué hablamos cuando hablamos de amor? dice una canción de Calamaro. ¿Qué es el amor? ¿De verdad amar nos hace felices? ¿Ser amados nos hace felices? ¿Cómo amamos? ¿Cuándo sabemos si es amor verdadero? ¿Amar es tan fácil como parece? Son mil preguntas que no me siento capaz de responder.

Sólo sé que no sé nada, diría Descartes. Pero hay algo que sí sé o que al menos presiento. Me gusta amar. Me gusta dar amor. Y no hablo únicamente del amor de pareja. Me refiero al amor que sentimos por nuestra familia, por nuestros grandes amigos, por las personas que nos rodean, incluso por aquellas que se cruzaron en nuestro camino en el pasado. También amo la Naturaleza, los paisajes, amo respirar aire fresco, amo los atardeceres, amo la sonrisa de los niños felices, amo las caricias, amo los abrazos...

Sinceramente creo que nos complicamos la vida intentando buscar significados complejos a los conceptos y luego la complicamos aún más intentando etiquetar todo tipo de sentimientos y sensaciones así como a las relaciones. ¿Por qué no amar sin más? Amar lo que hacemos, amar a las personas con las que compartimos el día a día, amar nuestra vida, honrarla y disfrutarla. Amar a esa persona especial, esté lejos o esté cerca, amar los momentos. Amar. Amar y ser felices amando. Vamos a darnos el placer de amarnos.

Amemos.

Atardecer en playas de Marine Park - Malindi

domingo, 18 de noviembre de 2012

La felicidad en los pequeños placeres

Vuelvo al tema de la felicidad. Ésta vez por una frase que leí en "Las cartas secretas del Monje que vendió su Ferrari". Una frase que me recuerda a aquellas personas que viven para comprar y a aquellas que han aprendido a SER antes que a tener.

"Cuanto más adicto eres a tener, menos te dedicarás a llegar a ser" (Robin Sharma).

Estamos acostumbrados a comprar. Compramos ropa, muebles, electrodomésticos, libros, móviles, aparatos de música, etc. Algunos contra más pagan más felices se sienten. Otros quieren tener el último modelo de aquello que adoran. Pero, ¿cuánto dura esa felicidad por tener el mejor móvil o miles de objetos que a veces ni utilizamos? ¿Compramos por opulencia? ¿Por capricho? ¿Porque se puede y punto?

Hace tiempo descubrí que la verdadera felicidad no tenía nada que ver con la acumulación de objetos. Que los momentos más felices de mi vida habían sido gracias a las personas, a situaciones, a lugares, paisajes, sonrisas, palabras... poco o nada tenían que ver con algo material.

No estoy hablando de no comprar nada ni tampoco puedo negar que el dinero es muy útil para conseguir ciertas cosas que nos dan felicidad. Por ejemplo, sin dinero no habría podido pagar mi viaje a Kenia y compartir hermosos momentos con los niños del orfanato, con la familia de hospedaje o con los amigos locales que hice. Pero si hubiera gastado ese mismo dinero en ropa o en mejorar mi móvil no me hubiera sentido igual de feliz ni por asomo.

La gente pobre, como muchas personas que conocí en Malindi, tienen pocas oportunidades y no siempre pueden disfrutar de los placeres sencillos porque tienen que trabajar muy duro para no morir de hambre. Están demasiado ocupados y cansados porque tienen la preocupación de conseguir alimentarse, vestirse y procurarse un techo para ellos y su familia.

Algunas personas que conozco no son pobres pero tienen trabajos asfixiantes que les ponen en la misma situación que a los pobres preocupados por sobrevivir. Trabajan tantas horas para poder tener más y más dinero que no tienen tiempo de vivir. Cuando tienen tiempo compran cosas que a veces ni llegan a utilizar porque no tienen con quién compartirlas o porque no tienen tiempo para ello.

Para cerrar este post me gustaría copiar un párrafo del mismo libro que menciono al comienzo:

"La felicidad duradera nos la proporcionan las consecuencias de nuestros actos, no la cantidad de nuestros ingresos. La verdadera realización es un producto del valor que generamos y de nuestra contribución a mejorar el mundo, no del coche que conducimos ni de la casa que compramos."

¡Disfrutemos de los pequeños placeres de esta vida! ¡Seamos felices!

Mojando mis pies en el mar - Malindi Octubre 2012

lunes, 12 de noviembre de 2012

Borracha de felicidad

¡Qué felicidad, amigos míos! Uy! eso me recuerda a una canción de niñez... ¡Qué felicidad, amigo mío! tenerte conmigo y recordar... ¡Sí! Una canción que me encantaba cantar. Más abajo la pondré.

El post de hoy es una improvisación y como tal no tiene nada pero nada de sentido periodístico ni demasiada coherencia aunque intentará tener cohesión pero no lo prometo porque no pienso releer lo que escriba hoy.

Titulé este post borrachera de felicidad porque me siento muy pero que muy feliz. Sé que algunas amigas dirán "pero si hace cuatro días estabas llorando porque...". Sí, sí, ya sé que puede parecer que estoy loca pero son las hormonas y punto. Bueno, tal vez esté un poco loca. Ya saben los que me conocen bien que me encantan los locos y si dejo de estar un poco loca no sería yo misma. En fin, que me voy por las ramas (o me subo a la parra según mi jefa) y no cuento lo que quiero contar, o mejor dicho, transmitir.

Quería hablarles de esos días en que una se despierta y siente felicidad. Sí, felicidad. Pero ¿Que es la felicidad? Pues, ni idea. Pero me siento alegre, risueña y de buen humor. Sí, es un día de esos que te apetece decirle a todos lo que sentís y desearles un día maravilloso. Hoy tuve ese día y me anduve paseando por la oficina y de casa al trabajo y del trabajo al gimnasio y del gimnasio a casa con una sonrisa.

Sé que puede sorprender que cantara en la oficina y siento haberlo hecho en voz alta un par de veces. Pero qué alegría da a veces cantar las canciones que uno se sabe y más si son alegres y divertidas o tienen buen ritmo. Escuchando música se trabaja mejor. Bueno, así lo veo yo.

¿Adónde iba este post? Creo que a ningún lado. Ah! sí, quería decirles que HOY es un día perfecto para empezar a SER FELIZ y sentirse genial. ¿Tenés buenos amigos que te quieren? ¿Sí? ¡Alegrate! ¿No? ¿A qué estás esperando para salir a hacer amigos geniales? Y ¿Pasaste un fin de semana genial haciendo lo que te gusta? ¿Sí? ¡Qué alegría! Yo también, estuve viajando, paseando por Granada, comiendo muy buena comida, riendo con amigos y visitando lugares geniales. ¿Hiciste algo que no te apetecía? ¡Cambia de vida! ¡Empieza a hacer lo que más te gusta en esta vida! ¡Honra tu vida! ¡Disfruta la vida!

¿Por qué este post? Sólo tengo una respuesta: ¿Por qué no?

Ahora lo prometido al comienzo:

Abre la puerta y entra a mi hogar
amigo mio que hay un lugar
deja un momento de caminar

sentate un rato a descansar
toma mi vino y come mi pan
tenemos tiempo de conversar

Si hay alegría en mi corazòn
con tu presencia me traes el sol
manos sencillas manos de amor
tienden la mesa y le dan calor
el pan caliente sobre el mantel
un vino bueno y un gusto a miel
habrá mi casa mientras tu estes

Que felicidad amigo mío, tenerte conmigo y recordar
hasta que floresca pecho adentro
abra este capullo de amistad
toma mi guitarra y dulcemente
cantame con ella una canción
que quiero guardar en mi memoria
el grato recuerdo de tu voz...




Por cierto, después de haber pasado todo el día sonriendo y riendo de tonterías y con una alegría inmensa en mi corazón, recibo por la noche una nueva noticia que me hace aún más feliz. Dedico esta canción de arriba a esa persona que terminó de hacer más alegre mi día. 

domingo, 23 de septiembre de 2012

Vivir hoy sin dejar de soñar


Hoy hablábamos con una amiga sobre el futuro e intentábamos imaginar qué estaremos haciendo dentro de un año. Cuando una tiene un objetivo claro con metas y plazos establecidos es fácil decir cómo nos vemos dentro de un año, aunque luego la vida de mil vueltas y nos encontremos haciendo algo diferente de lo que teníamos en mente. Pero no siempre tenemos tan claro lo que queremos para nuestro futuro.

Soñar es maravilloso y no deberíamos nunca dejar de soñar como cuando somos pequeños. Es genial desear algo y hacer planes para conseguirlo, sea material o espiritual. Pensar lo que queremos, soñarlo, visualizarlo, planificarlo, saborearlo antes de que se convierta en realidad son grandes placeres que yo en particular disfruto mucho.

Sin embargo, muchas veces he tenido la sensación de no disfrutar el momento por querer vivir ya esos sueños hechos realidad. Es decir, pensando en mis sueños me he perdido la realidad. Por suerte, siempre hay alguien que me recuerda que hay que disfrutar de la vida hoy porque el futuro todavía no llegó y el pasado ya se fue. Y menos mal que me lo recuerdan constantemente y yo se lo recuerdo a los demás.

Lo que me lo recuerda hoy es este párrafo del libro "El monje que vendió su Ferrari", que terminé de leer hoy al volver de un lindo paseo bajo la lluvia del brazo de un amigo por el centro de Madrid:

"Hoy es tu oportunidad de despertar a ese regalo que es la vida...antes de que sea tarde. El tiempo se escurre entre los dedos como los granos de arena. Que este nuevo día sea el inicio de tu vida, el día en que tomas la decisión de concentrarte en lo más importante para ti. Toma la decisión de invertir más tiempo con quienes dan sentido a tu vida. Deléitate en el poder de esos momentos especiales. Haz las cosas que siempre has querido hacer. Escala esa montaña que siempre has querido escalar o aprende a tocar la trompeta. Baila bajo la lluvia o monta un nuevo negocio. Aprende a amar la música, aprende un nuevo idioma y reaviva el placer de tu infancia. Deja de posponer tu felicidad a expensas de la realización. ¿Por qué no disfrutar del proceso? Empieza a atender a tu alma. Éste es el camino del nirvana"

¡A disfrutar la vida hoy!




domingo, 16 de septiembre de 2012

Volviendo al tema del tiempo

"El tiempo se nos escurre de las manos como granitos de arena, y ya no vuelve. Quienes usan el tiempo sabiamente desde una edad temprana tienen la recompensa de una vida rica y productiva. Quienes jamás han conocido el principio de que 'dominar el tiempo es dominar la vida' nunca llegarán a ser conscientes de su enorme potencial humano." Robin Sharma en El monje que vendió su Ferrari.

Este fin de semana me ha parecido más largo que los anteriores. Como si el tiempo hubiera transcurrido de forma diferente. He disfrutado muchísimo cada momento: recogiendo firmas con la ONG para frenar el acaparamiento de tierras en Guatemala en el Festival DCODE donde luego con mi amiga Diana estuvimos bailando y conociendo gente linda; caminando con mi amiga Virginia en la manifestación contra los recortes el sábado 15S; comiendo con mi amigo Germán; dinamizando la Asamblea del barrio; de cañas con los amigos del barrio; y hoy de excursión a Toledo con mi amigo Jose a ver a nuestros amigos Sylvia y David.

El tiempo es relativo. Lo importante es aprovechar el tiempo al máximo, vivirlo, exprimirlo y ser feliz cada instante porque la felicidad es un viaje, un camino y como le gustaba decir a un viejo amigo "ayer ya pasó y mañana todavía no llega". Por eso es importante que aunque nos tracemos un plan y tengamos proyectos, disfrutemos la vida hoy.

Y ahí sigo... disfrutando de la vida :)

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez? 
Mural en el DCODE Festival

lunes, 3 de septiembre de 2012

Defender la alegría tras días tristes

Llevo dos semanas sin escribir y casi ni me había dado cuenta. La verdad es que tuve mis días tristes, días de esos en los que un problemita se convierte en un problemón y una se mete en un bucle y lo ve todo negro. Son esos días en que por más que una intente ponerle gana las cosas salen torcidas y amargan un poco la existencia. Días en que disfrutar de la vida cuesta y lo vemos todo negativo y nos metemos en un laberinto sin salida. 

Gracias a las buenas ondas y consejos de amigos y familiares finalmente salí del laberinto oscuro y vuelvo a la carga en esto de disfrutar la vida todos los días, hoy y siempre.

Para retomar el blog, les cuento que me volví a escapar a la montaña hace una semana, entre medias de esos días tristes. Otra vez nos fuimos con un grupo de personas excelente que dieron su toque especial a una noche linda al ras del suelo y bajo un cielo estrellado; y a una caminata entretenida por las rocas y un divertido chapuzón al día siguiente en las pozas cerca de Cantocochinos, en la Pedriza. 


Y volviendo al tema mencionado al comienzo de este post: los días tristes, me gustaría echar por tierra esos días tristes (algunos fueron más de estrés laboral que tristeza) y pensar en positivo. Para eso, me pareció buena idea colgar acá la poesía leída en la Asamblea de mi barrio el sábado pasado, subida a la web de la Asamblea Popular Chamberí:

Defender la alegría

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.

Mario Benedetti

sábado, 18 de agosto de 2012

Diez consejos útiles para la vida

Desde hace años que me encanta analizar los comportamientos de la gente. Me gusta observar y reflexionar sobre las formas de actuar en distintas situaciones. Pienso que actuamos según lo que aprendimos y aprendemos todo el tiempo, independientemente de si cursemos estudios o no. Ésta idea es la que de alguna manera da título a un artículo que mi amiga Lavinia me pasó y me pareció interesante compartir acá.
El artículo está publicado en la Revista Forbes y se llama "10 pequeñas cosas que aprendí de la gente que no fue al Instituto" (la palabra original es "College" lo cual equivale a estudios secundarios). Acá sólo pondré los diez consejos sin el contenido explicativo porque me parece interesante reflexionar sobre ellos. 

Uno de mis preferidos es el consejo número 9. Siempre he considerado que las experiencias que vamos teniendo en esta vida son muchísimo más importante que todo el dinero que podamos alguna vez tener. 

1. Puedes aprender algo útil de quien sea.

2. Si la calidad falla, no importa realmente cuán buenas eran tus ideas.

3. Nunca dejes que un matón te intimide; ni siquiera una vez.

4. La reciprocidad es el nombre del juego de las relaciones y siempre lo será

5. Aprender es bueno. Hacer es mejor.

6. La amabilidad no es opcional.

7. Puedes sobrevivir a cualquier cosa (asumiendo que no te mata físicamente).

8. Ten un perro (o gato, o cualquier otro animal de compañía)

9. El dinero es importante pero la experiencia es invaluable.

10. Simplemente estate listo. 

A simple vista puede parecer que no tienen lógica entre sí pero sí la tienen. Son pequeños consejos para la vida que nos ayudarán a disfrutarla y hacerla fructífera a nivel personal y social. 


domingo, 12 de agosto de 2012

Perseidas 2012: una noche mágica


Las Perseidas son un espectáculo natural. Disfrutarlas entre amigos en la Sierra de Madrid sin contaminación lumínica y con el único sonido de los grillos y demás animales nocturnos es un lujo. Si además de un entorno tranquilo y salvaje te toca un cielo despejado como el de la madrugada de hoy 12 de agosto de 2012, te puedes sentir privilegiado.

Ayer unas siete personas emprendimos viaje a la Sierra de Madrid. Objetivo: ver la lluvia de estrellas, las Perseidas, las lágrimas de San Lorenzo. Lugar: Peñalara (en principio creí que junto a la laguna de Peñalara pero realmente lo que quería el grupo es llegar al pico). Equipaje: unos sacos de dormir, unas mochilas, algo de comida, música y ganas de pasarlo bien y de disfrutar de una noche diferente lejos del calor asfixiante de Madrid capital (40/43º éstos días de la ola de calor).

"Las Perseidas iluminan las noches cuando la Tierra atraviesa la estela de detritos cósmicos dejada por el cometa Swift-Tuttle, que orbita alrededor del sol cada 130 años. Las Perseidas empiezan a cruzar el cielo en julio y continúan apareciendo hasta finales de agosto. Pero los meteoritos llegan a su máxima expresión a mediados de agosto con una media de 70 a 80 estrellas fugaces cada hora", nos comentan en el National Geographic. La mayoría las conoce como "las lágrimas de San Lorenzo".

Si bien había intentado ver ésta lluvia de meteoritos otro año, un 10 de agosto de hace unos cuántos años, es la primera vez que lo consigo. Y creo que también fue la primera vez de algunas personas del grupo con el que fui. Sin duda, una noche que no olvidaremos.

Lluvia de meteoritos

El cielo aparecía despejado sobre las once de la noche cuando por fin conseguimos un lugar reparado donde acampar (tarea ardua cuando ya contábamos sólo con la luz de las linternas y la intuición y la valentía de un par de compañeros geniales). Después de comer nos tiramos a mirar las estrellas, fijas en el firmamento de cada noche, invisibles para nuestros ojos cuando estamos en la Capital. ¡Qué belleza! ¡Qué lindo es el cielo limpio y lleno de estrellas! Pero lo mejor estaba por venir.

A eso de las doce o una de la madrugada empezamos a ver estrellas fugaces, meteoritos atravesando la atmósfera que se prenden fuego al chocar sus capas. Al principio éran unas pocas. Pero cada vez más densas, con más estela, con más brillo. Hasta que aquello parecía una verdadera lluvia de estrellas. ¡Qué hermosura! ¡Qué de estrellas pasaron por delante de nuestros ojos! Fue un verdadero espectáculo natural.

Noche mágica

¡Qué maravilla las Perseidas! Algunas se veían en tonos verdes, otras despedían un brillo anaranjado, otras eran pequeñas de luz blanca o amarilla. ¡Qué hermosa variedad! Ver tantas estrellas fugaces, tan grandes y de estela tan densa, tan brillantes y de recorrido tranquilo más que fugaz, fue algo impresionante. Realmente vivimos ratos de placer visual sumado al relax que prodrucía estar recostados sobre la roca con algo de hierba, en plena sierra madrileña, sin nada ni nadie alrrededor más que nuestro grupo. Eso sí, todos unidos y bien pegados para evitar el frío.

Un equipo humano muy lindo. Muy solidario. Muy divertido. Un entorno agradable a pesar de la brisa fría nocturna. Un paisaje precioso. Meteoritos encendiéndose en nuestra atmósfera iluminando el cielo. Todo estaba servido para que fuera una noche mágica e inolvidable. Y así fue. Maravillosa, mágica.




domingo, 22 de julio de 2012

Luchar contra las injusticias es también honrar la vida


Hace unos diez días (11 de julio para ser exactos) llegaba a Madrid la marcha minera desde el norte de España en reclamo por los recortes en el sector. La Asamblea del 15M de mi barrio consensuó acudir a recibirlos en apoyo a su lucha. Y allá fuimos. Así comenzó un trajín de manifestaciones que no ha cesado y que parece no cesará durante mucho tiempo. “Se avecina un verano calentito” sugería un amigo y no hablaba del calor natural de ésta época del año. Ya veremos cuánta razón tiene pero no me extrañaría que terminara el verano con la dimisión de los actuales gobernantes. 

Fuente:  http://jovenesrepublicanos.blogspot.com
Cuando tomé la decisión de ir a apoyar a los mineros pensé en esas familias para las cuales el trabajo en la mina es su sustento de vida. Si bien apoyo la idea de que tiene que haber una reconversión del sector y que el futuro (y el presente también) está en las energías renovables, también sé que esto no se consigue de un día para el otro y mucho menos recortando los presupuestos destinados a que se produzca esa transición. En definitiva, los mineros reaccionaban contra un recorte del gasto público que les afecta a sus vidas y muchos en Madrid decidimos apoyarlos como cuando apoyamos la marea verde (personas afectadas por los recortes en el sector educativo).

Dos días después de la marcha minera se convoca por redes sociales una manifestación contra los recortes anunciados por el gobierno el mismo día que los mineros llegaban a Madrid. Recortes en sanidad, educación, salarios de funcionarios, etc. La manifestación del viernes comenzó en la sede del PP y terminó en Sol (algunos continuaron hacia Congreso y posteriormente hacia Gran Vía). Lo del 13 de julio fue emocionante porque grupos de personas se unían espontáneamente a la marcha contra los recortes ya fuera en Cibeles, en Atocha, en Sol, en Gran Vía. Muchos coches paraban a nuestro paso y se unían con aplausos. Vecinos de la zona salían por sus ventanas golpeando cacerolas. Incluso hubo quién se levantó de su mesa en la terraza de un bar y se unió a la caminata con cantos y aplausos.

Fuente: maspublico.com
Y así llegamos a esta semana en la que continuaron las manifestaciones de funcionarios (de justicia, de sanidad, policías, bomberos, etc.); y otras acciones concretas contra los recortes en sectores determinados. Hasta que llegamos al jueves cuando cerca de 500.000 personas (algunos medios hablan de 300 mil y otros de 800 mil) se reunieron en Madrid (también hubo manifestaciones en otras ciudades de España) contra los recortes. Si bien la manifestación fue convocada por los sindicatos mayoritarios posteriormente se adhirieron no sólo sindicatos más pequeños sino también asociaciones de vecinos, el bloque 15M, organizaciones pro derechos humanos, algunas ONGD, y mucha gente en general descontenta con la situación actual que atraviesa España. En los cantos se pidió la dimisión del gobierno entre otras cosas. 

Fuente: propia
El 19J fue curioso. Caminamos de Neptuno a Sol pasando por Cibeles y Gran Vía rodeadas de personas de distintos sectores de la población. En el camino pude contar hasta 100 personas con camiseta de la policía, algunos locales y otros nacionales. También se veían numerosas camisetas de la marea verde. Pero lo que más sorprendía es la cantidad de bomberos, hombres y mujeres, con sus cascos y sus pancartas reclamando sus derechos como lo hacen desde hace casi diez años. A su paso la gente coreaba y aplaudía y les abrían paso como si de héroes se tratase. También fue el colectivo mejor recibido en Sol donde estaba esperado que terminase la marcha. Sin embargo, no terminó ahí. Nos fuimos al Congreso de los Diputados con un grupo de bomberos a la cabeza de la marcha y otros grupos de bomberos en medio y detrás. Y ahí estuvimos coreando consignas contra el gobierno, los recortes, la reforma laboral, etc. hasta que la gente se empezó a disgregar. Tras la partida de un grupo de bomberos los manifestantes nos empezamos a disgregar y ahí empezó la represión policial.

La represión

La sensación que produce ver a cientos de personas (entre las que había bomberos y policías) enfrentarse a un grupo reducido de personas (los policías antidisturbios) al otro lado de la valla es de impotencia. Cuesta entender que un grupo reducido de personas tengan el poder de reprimir una manifestación y pegar a las personas, sea con porras o con balas de goma, mientras éstas reclaman sus derechos y luchan contra una situación injusta.

¿Dónde queda la humanidad de estas personas que golpean a gente indefensa simplemente porque tienen el acceso a las armas de forma legal? ¿De verdad el pueblo les dio la autoridad para hacer eso? Me plantea muchas dudas. Siento que hemos equivocado la forma de hacer las cosas. Se supone que el trabajo de la policía es proteger al ciudadano y no atacarlo; es perseguir los delitos y detener a los delincuentes para, una vez más, proteger al ciudadano. ¿Cómo se explica, entonces, que detengan a periodistas que hacen su trabajo de informar de lo que ocurre? ¿Cómo explicamos que detengan a un vecino porque está grabando con su móvil mientras pegan a un manifestante indefenso? ¿Cómo se entiende esto?



Perdón por irme de las ramas y por salirme del tema central que era la lucha contra las injusticias como una forma de “disfrutar” la vida, o mejor dicho, de honrar la vida y aprovecharla para que todos podamos ser felices y convivir en paz. Es cierto que esto abre otro debate sobre lo que significa disfrutar la vida para cada uno de nosotros y sobre lo que significa ser felices. Y sería muy largo tratarlo ahora… Pero bueno, este post es un poco espontáneo y surge a modo de resumen de lo que se está viviendo en España ahora mismo y de las reacciones de la gente y de las sensaciones que me produce.

Y para cerrar, una frase de Gandhi: “Debes ser el cambio que quieres ver en el mundo”.


domingo, 8 de julio de 2012

Disfrutando de la Naturaleza: excursión a Peñalara


Esta mañana me levanté con ganas de escribir sobre la Naturaleza y esa necesidad inmensa que tengo siempre de recibir un poco de sol y respirar aire fresco. Estas ganas vienen desde ayer que fui de excursión a la sierra de Madrid para mostrarle a una amiga la laguna de Peñalara. Me encanta ir de excursión, sentir la Naturaleza bien cerca y ver el verde de los pinos, escuchar los pájaros, ver el azul verdoso de los pantanos, los embalses y las lagunas. Es más que una necesidad.

Es posible que esa necesidad por estar en contacto me venga de chiquita, de estar siempre jugando en el pasto y los ciruelos del parque de en frente de casa, de ir de vez en cuando a la Sierra de los Padres o a la Laguna de los Padres o de subirme a los árboles de casa de la abuela Julia. No lo sé. Pero la cuestión es que disfruto muchísimo de estar rodeada de Naturaleza.

La laguna de Peñalara está en la zona de Rascafría. De camino pasamos por Navacerrada, por el embalse del mismo nombre y por el puerto del mismo nombre. Esa zona es muy bonita en invierno cuando todo está nevado. Solía ir todos los inviernos a jugar con las primeras nieves y el paisaje me parecía precioso. De ahí continuamos hacia Puerto de Cotos y así llegamos al estacionamiento del Parque Natural de Peñalara. Recomendable comer en la pradera y sentir el aire fresquito de la sierra mientras la observamos de frente. Yo preferí la sombra de un árbol de la parte más alta de la pradera y mi amiga, un poco de sol.

De ahí iniciamos la marcha tras cargar agua no tratada (directa de la Naturaleza) en nuestra cantimplora. Después de quince minutos se llega a un paraje precioso donde se pueden ver las montañas bañadas de un verdoso tímido que en esta época del año (verano) suele tender a ser amarillento. Pero también hay un pequeño valle bien verde, tanto que algunos excursionistas bromean con que es un capo de golf. Por suerte, hasta estas alturas no llegó la máquina capitalista y sólo hay algunas vacas pastando. Preciosas, por cierto. Todas negras excepto una que es marrón.

Después de otro rato llegamos al cruce que divide los caminos que llevan a la laguna de Peñalara y a la laguna de los Pájaros (excursión de más de dos horas que recomiendo por la belleza del paisaje y del camino rocoso). Hay un puente de madera y un arroyo que hace que el paisaje sea idílico. Si una se queda en silencio y se acerca a las rocas bañadas por esa agua de deshielo y se deja arrullar por el sonido de la pequeña cascada natural se puede sentir un momento de verdadero placer. Y qué es la vida sino un cúmulo de esos momentos placenteros. A eso le llamo yo disfrutar de la vida.

A continuación caminamos por un sendero de madera que nos lleva a una zona rocosa que termina en la laguna de Peñalara. Ha pasado casi una hora. La laguna es pequeña y está casi sin agua pero merece la pena haber llegado hasta ahí sólo por ver el paisaje: la sierra se impone ante nosotros con su grandeza, los escaladores parecen pequeños palitos ante semejante roca y en lo alto vemos algo blanco que asoma. Es nieve, dicen algunas. ¡Cómo va a ser nieve si estamos en julio y con el sol como pega! Pues sí, al parecer son neveros que salen de la roca, acumulación de nieve o más bien hielo que con su blancura contrasta con el gris de la roca. Así lo confirman unas señoras que rondarán los setenta años que han hecho la misma excursión que nosotras.

Extasiadas por la belleza de la Naturaleza comemos algo más y nos dejamos arropar por el paisaje durante un ratito de siesta para emprender el camino de regreso al estacionamiento. Y ahora a Segovia para que mi amiga vea el famoso acueducto romano y para tomar un café que con el solcito nos vamos a volver a quedar dormidas. Pero Segovia es otra historia…




miércoles, 4 de julio de 2012

La felicidad como modo de vida


Estábamos charlando con mi amiga Lavinia, la italiana, tomando unos jugos naturales bien fresquitos cuando entre varios temas surgió el asunto de la felicidad. Y otra vez a darle vueltas al tema. Su determinación y su convicción sobre el tema me inspiraron a volver a escribir estas reflexiones sobre la felicidad. Intentaré ser fiel a sus palabras.

La felicidad como modo de vida

Hay días que estamos tristes, que nos planteamos cosas absurdas como “tengo  x años y sigo soltera” o “a esta edad ya tendría que tener un empleo fijo” o “debería ahorrar para mi futuro en vez de gastar el dinero viajando”. ERROOOOOOOOOOR. Bueno, cada uno vive la vida como le da la gana y cada quien es dueño de su vida y de hacer lo que le apetece. Además, siempre se puede buscar un equilibrio porque se puede disfrutar del día a día al tiempo que se invierte dinero y tiempo en el futuro pero siempre sin descuidar la felicidad del hoy.

La cuestión es que tuve uno de esos días y al contárselo a Lavinia me dijo algo así: “esas son tonterías; es el modo en que esta sociedad quiere que pensemos: hacer la carrera, un máster, tener un novio durante unos años, casarte, comprar una casa, un coche, tener hijos, etc. Pero la vida es otra cosa”. A decir la verdad no es la primera vez que escucho eso. De hecho, me lo dijeron muchas personas y yo misma empecé a sentirlo cuando decidí dejar una relación larga que era parte de mi estructura mental organizada. Pero entonces, ¿cómo hay que vivir?

Cuando somos capaces de dejar atrás la línea de vida que veníamos siguiendo o de enterrar esas estructuras mentales que tenemos metidas en la cabeza por la sociedad, la familia, los amigos tal vez, la religión a veces, podemos sentirnos perdidos, desorientados y sin una guía que seguir pero al final la clave para seguir adelante y ser feliz es hacer lo que a uno le gusta hacer. Acá está el tema delicado. ¿De verdad se puede hacer lo que a uno realmente le gusta? Sí, se puede. Todo a su tiempo. Está bien, a su tiempo, pero no dejemos pasar demasiado tiempo para empezar a hacer lo que realmente nos gusta porque se nos pasará la vida y no la habremos disfrutado. Y alguna persona te dirá, “yo quiero ser artista pero estaría loca si dejara mi trabajo estable aunque no me guste”. Y ahí es cuando se me viene a la cabeza una frase que me dijo mi compañera de piso hace algún tiempo:

“Loco es quien espera resultados diferentes pero sigue haciendo lo mismo”. Einstein.

¿Cómo sabemos qué es lo que realmente nos gusta hacer?

¿Alguna vez nos paramos a pensarlo? Si nunca lo pensamos ¿cómo podemos estar disfrutando de nuestra vida? Es un ejercicio que parece fácil pero es bastante complejo. Además, una vez que sabemos lo que queremos y lo que nos gusta hacer en la vida no basta con saberlo, hay que ponerse manos a la obra. Y como dijo hoy Lavinia “hay que tener coraje para hacer lo que realmente te gusta hacer.” Sí, coraje, porque no todas las personas son capaces de hacerlo. Vivimos en una sociedad que ha ido estableciendo prioridades que a veces se alejan a nuestra idea de felicidad. Vamos haciendo lo que “deberíamos” y dejamos de lado lo que nos hace felices.

Buscamos tener un buen trabajo y que nos paguen bien, buscamos que nos asciendan y tener un mejor sueldo y ser reconocidos por lo que hacemos. Y cuando tenemos esto nos damos cuenta que no tenemos ni tiempo ni salud para disfrutar de ese dinero y que tampoco disfrutamos del día a día de nuestro trabajo. No digo que a todos les pase lo mismo. De hecho, actualmente yo disfruto de mi trabajo y aprendo de lo que hago. Y aunque tengo claro que quiero hacer algo diferente valoro la experiencia y el aprendizaje diario en un grupo de trabajo y soy consciente de todas las herramientas que adquiero para ese futuro que voy creando. Pero es importante que seamos conscientes de lo que nos gusta hacer y de lo que queremos en esta vida y plantearnos objetivos, metas y plazos.

Si la felicidad la consigue todo aquel que hace lo que ama hacer, ¿cómo es que hay tanta gente desdichada?
Buena pregunta, John. Hacer lo que uno ama, ya sea dejar el empleo que tienes ahora y convertirte en actor, o invertir menos tiempo en las cosas menos importantes para emplearlas en las que tienen más significado, requiere mucho coraje. Requiere que salgas de tu confort. Y el cambio, al principio, siempre es un poco incómodo. Y arriesgado. Pero es la manera más segura de tener una vida más gozosa.
(De El monje que vendió su Ferrari, de Robin Sharma)

Todo cambio cuesta. Muchas decisiones implican riesgo pero si no corremos riesgos en busca de nuestra felicidad correremos el riesgo de no ser felices nunca. ¡Empieza ahora! ¿Por qué no? Al menos pensá ¿Qué es lo que realmente te gusta hacer?

Podemos empezar con cosas sencillas como “me encanta caminar por el parque”. Perfecto. Desde mañana, intenta hacer un hueco en tu agenda para caminar por el parque todos los días o un par de veces a la semana, según prefieras. Pero no nos detengamos. Podemos ir más allá. “Me gusta viajar y conocer gente nueva”. Perfecto. Empecemos por pensarlo, soñarlo, saborearlo y organizarlo aunque sea en nuestra mente… bicicleta, coche, bus, avión; tipos de personas que quiero conocer; paisajes y ciudades que quiero ver; etc. Y no pongamos excusas como “no tengo dinero” o “no tengo tiempo”. Las soluciones a los inconvenientes ya vendrán si pensamos en positivo y ponemos nuestra energía en eso que anhelamos. No seamos nosotras las que pongamos freno a nuestros propios sueños. Hoy es el día, ahora es el momento de empezar a pensar en lo que nos gusta hacer, hacerlo y disfrutarlo.

“La felicidad se consigue gracias a la progresiva realización de un propósito digno. Si tu haces lo que realmente amas hacer estás destinado a sentir la máxima satisfacción”
El monje que vendió su Ferrari, Robin Sharma.


 Ese día, fueron ellos los que me hicieron feliz - Nueva Delhi (India) 

martes, 26 de junio de 2012

Consejos para disfrutar la vida

Hoy hace tanto calor en Madrid que no puedo pensar. Ni siquiera escribir sobre Bristol, la ciudad que visité este finde, como tenía pensado. De hecho, abandoné un poco el blog porque estaba disfrutando de la vida. Ahora me gustaría dejar acá algunos consejos que dan otros blogs para disfrutar de la vida.
.
En Renuevo de Plenitud hablan de algunos consejos para disfrutar la vida que podría poner en práctica:


1.  Camina de 10 a 30 minutos todos los días; mientras caminas, sonríe. ¡Esto lo he probado y te cambia el día entero! ¡Y la risa el humor! Te alegra el día.
2.  Siéntate en silencio por lo menos 10 minutos cada día; enciérrate si es necesario.
3.  Escucha buena música todos los días, es auténtico alimento para el espíritu. Totalmente de acuerdo
4.  Al levantarte en la mañana, hazte un propósito definido. No siempre me da tiempo
5.  Vive con las tres E’s: energía, entusiasmo y empatía. (Siempreeeeeeeeeee)
6.  Juega más juegos que el año pasado. Ay no sé, ¿tantos juegos existen?
7.  Lee más libros que el año pasado. ¿Más?))
8.  Mira al cielo al menos una vez al día y date cuenta de la majestuosidad del mundo que te rodea. ¡Esto me encanta!
9.  Sueña más mientras estás despierto. ¡Me la paso soñando con los ojos abiertos!
10.  Trata de hacer reír a por lo menos tres personas cada día.


Paisajes de Mallorca - 2008 - Portocolom

viernes, 22 de junio de 2012

El tiempo es vida

Cuando éramos adolescentes solíamos hablar con mis amigos sobre el tiempo, su significado y lo que representa en nuestras vidas. Uno citaba a Einstein diciendo que el tiempo es relativo. Otro decía que el tiempo no existe. Y yo solía mezclar todas las teorías y concluir que el tiempo es una invención del hombre, un elemento para medir las situaciones que vamos viviendo en minutos y horas pero es también un concepto relativo porque depende de la percepción y de las sensaciones que nos provoca la distancia entre un momento o situación y la siguiente.

En fin, ahora prefiero pensar que el tiempo es vida. Eso es lo que leí el año pasado en un artículo de la Revista Namasté sobre el tiempo y el uso que hacemos del mismo y sobre cómo cambiamos tiempo por dinero. Hoy me volvió a la mente este artículo y las descripciones sobre el tiempo porque al despertarme en casa de mi hermano en Bristol encontré el libro "Sin tiempo que perder" de Josep Mas, que parte de la concepción de que el tiempo es vida.

"Ninguna pérdida debe ser más sensible que la del tiempo, puesto que es irreparable." Zenón.

Me gusta esta frase que transcriben en el libro mencionado. ¡Cuántas veces escuchamos decir que no nos alcanza el tiempo! Ycuántas lo decimos. Son también muy comunes las frases del tipo "No tengo tiempo" o "El tiempo pasa volando". Pero realmente, no somos conscientes de la importancia del tiempo en nuestras vidas. Lo mal empleamos, lo mal gastamos, lo desaprovechamos. Y así el tiempo, la vida, va pasando.

"No malgastes tu tiempo, pues de esa materia está hecha la vida". Benjamin Franklin.


Hoy en día vivimos con el tiempo justo, corriendo de un lado para el otro, sin pararnos a disfrutar la vida, aprovechar el tiempo para nosotros mismos y para aquellas cosas que nos motivan y nos hacen,en definitiva, felices. Es el momento de parar un momento y reflexionar sobre cómo empleamos el tiempo. Y disfrutarlo al máximo.

"Vive como si fuera tu último día, aprende como si vivieras eternamente". Mahatma Gandhi

RelojAstronómico de Praga, República Checa. Fernando

martes, 19 de junio de 2012

Viajar es uno de los mayores placeres de esta vida


Desde que empecé a escribir este blog algunas amigas me recomiendan frases, videos, historias, y múltiples temas para publicar. Me gusta que haya más gente por ahí que se entusiasme al pensar en motivos para disfrutar de la vida. Les prometo que iré publicándolo todo.

Hoy quería hacer una reflexión sobre lo que significa para mí viajar, salir de la ciudad, de la provincia, incluso del país. Ver “otros mundos” y descubrir en las personas lo amplio y diferente que es el mundo en el que vivimos. En lo personal, me ha hecho sentirme parte de algo enorme, muy variado, colorido y sobre todo, como dice la canción de moda del verano pasado “ciudadana de un lugar llamado mundo”.

La primera vez que salí de mi ciudad, Mar del Plata, no la recuerdo. Seguramente fuimos a Tandil, a visitar a la familia que tenemos ahí y que siempre nos recibían con entusiasmo. Gente amable y sencilla, hospitalaria y con un toque de campechana. Siempre me sentí a gusto entre gente así. Posteriormente viajaría a Buenos Aires pero no recuerdo demasiado porque tendría unos 9 años y fue un viaje relámpago para “los 15” de mi tía. Con el tiempo viajaría a Miramar, Ostende, San Miguel del Monte y otras ciudades pequeñas de la mano del grupo de la Iglesia y de la escuela. A mucha gente le parecerá un rollo (embole) pero la verdad es que yo recuerdo haberme sentido realmente feliz. Muy feliz. Incluso en esos momentos de “retiro de silencio” delante de un plato de arroz jaja ¡Sí! Me entusiasmaba pensar que luego saldríamos a recorrer las calles de barro hasta alcanzar la primera casita de campo en la que tocaríamos la puerta y nos recibirían amablemente con lo poco que tenían para compartir un momento lindo. Y sí… me gusta la gente.

En fin, lo que yo quería es reflexionar sobre lo que se siente cuando se viaja, cuando salimos de nuestros hogares, de nuestro entorno y vamos más allá y recorremos ciudades y países diferentes al nuestro, al que nos vio nacer o al que nos adoptó como en mi caso son Argentina y España. Me encantan los paisajes que conozco de ambos países. Y la gente con la que he tenido el gusto de encontrarme también. Pero la sensación de viajar es increíble.Es uno de los mayores placeres de esta vida.
Romina caminando por el Parque Natural Tierra del Fuego, 2014
Viajar te abre la cabeza, te muestra que hay otras formas de vivir, de disfrutar la vida o de simplemente vivirla. Te enseña a respetar más a aquellas personas que por alguna razón no comprendías, a aceptar sus comportamientos y a entender porqué piensan como piensan. Viajar te hace conocer otras culturas con sus costumbres, su lengua, sus puntos de vista.

Me encanta ver paisajes diferentes y respirar otros aires pero en el encuentro con el otro está la magia de viajar. Por eso siempre intento acercarme a la gente del lugar, intentar conocerlos aunque sea por un instante, una pregunta casual, una conversación sobre el tiempo, una consulta sobre un lugar en el mapa. Las reacciones de las personas son tan diversas. Y cada persona tiene su forma de ser y de comportarse pero a su vez se diferencian según la ciudad en la que uno se encuentre. ¡Cómo nos marca el lugar done vivimos! ¡El entorno! ¡La sociedad! ¡La época! Todo. Los momentos que nos toca vivir, las situaciones políticas, económicas, sociales, etc. Todo nos deja una huella.

Podría seguir horas hablando de las sensaciones de viajar pero este post se volvería aburrido y llegaría tarde a trabajar. Simplemente quería invitar a todos los que lea esto que viajen, lo más que puedan, cerca o lejos, que conversen con gente diferente, de distintas edades, de distintos pueblos y culturas, de distintas “clases sociales” si es que existen. Y quien no tenga esa posibilidad de viajar ni de acercarse a personas de otras partes del mundo, le recomiendo que lea mucho, que lea sobre otros países, otras culturas, otras formas de pensar y de vivir la vida. Se dará cuenta que el mundo es maravilloso en su diversidad y que tenemos mucho que aprender de ese “otro” al que solemos llamar “extranjero” simplemente porque en su documento no viene el nombre de nuestro país.

¡Que tengan un día maravilloso estén donde estén! 

Ciudadanos de un lugar llamado mundo. Delafé.




viernes, 15 de junio de 2012

La motivación para la felicidad

Es difícil hablar de felicidad sin entrar en discusión. Al parecer nadie tiene claro qué es la felicidad. Algunos hablan de momentos efímeros, otros hablan de un fin inalcanzable y hay quienes se refieren a ella como un estado de alegría inmensa.

En mi caso, recuerdo haberme sentido muy feliz en ocasiones concretas (en la India compartiendo momentos increíbles con gente de todas partes del mundo, jugando con mis sobrinos en Argentina, cuando he planeado el viaje de camping por Francia, Holanda, Suiza y Bélgica, cuando mis padres me dieron un abrazo felicitándome por mi graduación de la carrera, etc.). Pero si me preguntaran si ahora mismo soy feliz, me costaría decir "Sí, absolutamente feliz".
Romina feliz en Patauri, Nueva Delhi, India, 2010
Tengo la sensación de que la clave de la felicidad está en la motivación, en la ilusión. Cuando somos pequeños y planeamos algo que nos entusiasma mucho nos sentimos realmente felices. Recuerdo momentos de felicidad grabando programas de radio con 9 o 10 años con mi primo Pablito y mi hermana Vero; momentos de felicidad jugando con mi tío Roberto, el payaso; momentos de felicidad de camping con mis papás y con amigos de mis papás; momentos de felicidad en la plaza con mi amiga Lala, aunque lloviera, hiciera frío o nunca llegara el momento esperado en el que nuestros "amores" salieran a la calle y pasaran por la plaza.

La ilusión nos entusiasma. Y ese entusiasmo nos da aquello que llamamos felicidad.

Acá les dejo con un video de Emilio Duró en el programa de Buenafuente que hace tiempo vi y que mi amiga Lavinia me recordó hace unas semanas y me recomendó para el blog. Es un coaching, alguien que motiva a las personas en las empresas. Este trabajo es muy interesante porque haces que la gente se sienta motivada y por ende feliz.

¡¡¡A ser felices!!!


miércoles, 13 de junio de 2012

Reflexiones sobre la vida

A veces me encuentro con personas que, con rin-tin-tin, me dicen “tú sí que sabes vivir la vida” o “cómo viven algunas”. Suelo sonreír y tomarlo a bien. Pero reflexionando sobre estas frases pienso que muchas personas no disfrutan la vida sino que simplemente existen.

En ocasiones digo al aire “la vida está para disfrutarla” y siempre hay gente que me responde “bueno, no se puede disfrutar todo el tiempo”. “¿Por qué no?” respondo y me miran extrañados como si acaso fuera una vaga o una fiestera irresponsable. Sí, es esa mirada acusadora. Y algunos se atreven a responderme: “porque también hay que trabajar”. Ahí es donde me planto para no entrar a discusiones que nos llevarían muy lejos.

Ahora mismo algunos de los que lean este post estarán juzgándome. Y lo entiendo. La sociedad en la que vivimos nos ha ido moldeando (y a nuestros padres) de forma en que creamos que lo más importante es trabajar. Trabajar para “ganarse el pan”. Por eso, para muchos lo de “disfrutar” sigue siendo una cosa de ricos o de vagos, porque al parecer el resto no nos lo podemos permitir porque “hay que trabajar duro”.


(Mientras siguen leyendo les recomiendo que escuchen este video de Mercedes Sosa)

En fin, no me quiero enroscar mucho más. Simplemente, quiero hacer un llamamiento a “disfrutar la vida” y a disfrutarla ya, hoy mismo, ahora mismo. A disfrutar del trabajo que tengamos que realizar y no pensarlo sólo como el medio para nuestro sueldo, sino como un medio donde relacionarnos, donde aprender, desarrollar actitud ante la vida e interactuar con los demás.

Y si no tenemos trabajo, no sentirnos frustrados y avergonzados. Olvidemos lo de “el trabajo dignifica” porque se pueden hacer muchas otras cosas para cubrir necesidades básicas como el alimento y un techo bajo el cual dormir sin dejar de buscar la felicidad con actitud siempre positiva. Sé que es difícil y depende del país en el que vivamos pero lo más importante es no quedarse quieto y ver la vida pasar. Comprometámonos con un bien mayor, hagamos algo por nuestro entorno, por la gente, y seguramente nos será retribuido.

En definitiva, no sientas vergüenza de disfrutar la vida y de intentar perseguir la felicidad en medio del caos, de un mundo de pobreza, de injusticias, de gente sin trabajo o sin hogar. Si hay algo que crees que está mal, no te pares a lamentarte y te amargues ¡Cámbialo! Participa del cambio. Vive la vida, con responsabilidad, pero con alegría y gozo. Actúa y haz algo más que existir.

Para terminar, una frase de Robin Sharma en “El monje que vendió su ferrari”, libro que ya me gusta aunque todavía no terminé de leer:

“Los que hacen algo más que existir, los que azuzan las llamas de su potencial humano y saborean la danza mágica de la vida sí hacen cosas distintas de los que viven una vida corriente”

Y una frase sugerida por mi amiga Lavinia para el blog:

"Di vino, di poesia o di virtú, a piacer vostro. Ma ubricatevi." C. Baudelaire.

Traducción: "De vino, de poesía o de virtud, a placer vuestro. Pero emborráchate." 

¡Emborrachémonos de vida!

Disfrutar la vida hoy